10 trucos para conducir con lluvia y evitar accidentes

Tabla de contenidos

Luz de emergencia

Led One ECO Connected

Tabla de contenidos

Conducir con lluvia es peligroso porque afecta de forma significativa la visibilidad y genera dificultades para contar con un agarre firme del vehículo al suelo. Cuando llueve, el riesgo de sufrir accidentes es un 70% mayor. 

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) dio a conocer mediante una nota informativa que a partir del 1 de septiembre se producirá un nuevo cambio de tiempo en la Península. Como consecuencia, durante el fin de semana es muy probable que se produzcan precipitaciones persistentes y generalizadas. En este contexto, resulta fundamental tener presente algunos trucos para conducir con lluvia y evitar accidentes. 

La visibilidad al volante se ve muy afectada cuando llueve

Las precipitaciones afectan en tres factores principales la conducción: 

  1. Reducción de la luz ambiental y viabilidad horizontal: Con las lluvias, la distancia máxima a la que un observador puede distinguir un objeto disminuye considerablemente. 
  1. Las gotas de lluvia en el parabrisas: Las gotas distorsionan la luz, crean una película que impide que el conductor pueda fijar su mirada en puntos lejanos. Esto produce que se reduzca la capacidad de anticipación. 
  1. Cambio del entorno visual: El agua filtra la luz de los faros, genera reflejos, cambia la percepción visual de ciertas superficies y rebaja el contraste entre los objetos y el fondo donde se encuentran. 

Consejos claves para conducir con lluvia

  1. Mantener el parabrisas en óptimas condiciones, asegurándose de que esté limpio y sin daños visibles.
  1. Cambiar las escobillas en cuanto se detecten los primeros signos de mal funcionamiento, como la incapacidad para eliminar eficazmente el agua. Un parabrisas limpio es esencial para mantener una buena visibilidad.
  1. Utilizar un repelente de agua en el parabrisas, ya que ayuda a que el agua se deslice más rápidamente, facilitando el trabajo de las escobillas.
  1. Prestar especial atención al estado del pavimento para identificar áreas con acumulación de agua, porque esto puede causar aquaplaning.
  1. Utilizar las luces de los vehículos que van delante como referencia para seguir la dirección de la carretera y como señalización de posibles frenadas.
  1. Debido a la disminución de la adherencia del neumático al asfalto en condiciones de lluvia, aumenta la distancia de seguimiento para tener más tiempo de reacción en caso de situaciones inesperadas.
  1. Limpiar el interior del parabrisas para prevenir el empañamiento. En caso de empañamiento, usar la ventilación dirigida hacia el parabrisas para eliminarlo rápidamente.
  1. Mantener las luces de carretera encendidas (sin emplear las luces largas) para mejorar la visibilidad y alertar a otros conductores de nuestra presencia. En condiciones extremas, activar las luces antiniebla traseras.
  1. Si otro vehículo arroja agua de un charco contra nuestro parabrisas, mantener la calma, mantener la trayectoria y evitar frenazos bruscos para mantener el control del vehículo.
  1. En caso de que la visibilidad sea tan reducida que sea peligroso continuar conduciendo, reducir la velocidad y buscar un lugar seguro para detenerse, evitando ser golpeado por otros vehículos.
10 trucos para conducir con lluvia y evitar accidentes.

¿Cómo evitar el aquaplaning?

El aquaplaning, es un fenómeno peligroso que ocurre cuando los neumáticos de un vehículo pierden contacto con la carretera debido a una capa de agua acumulada entre los neumáticos y el pavimento. Para evitar el aquaplaning, puedes seguir estos consejos:

  • Mantén tus neumáticos en buen estado: Asegúrate de que tus neumáticos estén en buen estado y con la presión adecuada. Los neumáticos desgastados o con una presión insuficiente aumentan el riesgo de aquaplaning.
  • Conduce a una velocidad segura: Reduzca la velocidad en carreteras mojadas o con agua acumulada. Esto te dará más tiempo de reacción si te encuentras con agua estancada.
  • Evita los charcos: Intenta evitar conducir a través de charcos grandes o áreas con agua acumulada en la carretera. Si no puedes evitarlos, reduce la velocidad antes de entrar en ellos.
  • Mantén una distancia de seguridad: Mantén una distancia adecuada con el vehículo que va delante de ti. Esto te dará más tiempo para reaccionar si el vehículo frente a ti experimenta aquaplaning.
  • Evitar giros bruscos o maniobras repentinas: Evita giros bruscos o maniobras repentinas, ya que pueden hacer que pierdas el control del vehículo. Mantén un volante suave y controlado.
  • Frenado suave: En lugar de frenar bruscamente, reduce gradualmente la velocidad presionando el pedal del freno con suavidad. Esto ayuda a mantener el contacto de los neumáticos con la carretera.

Recuerda que el aquaplaning puede ocurrir en cualquier momento en condiciones de lluvia, por lo que es importante estar preparado y tomar medidas para reducir el riesgo. Si sientes que estás experimentando aquaplaning, mantén la calma, quita el pie del acelerador y evita giros bruscos. Una vez que los neumáticos recuperen el agarre, podrás retomar el control del vehículo.

Obtén un 10% de descuento en tu primera compra