Cómo evitar la fatiga al volante

Tabla de contenidos

Luz de emergencia

Led One ECO Connected

Tabla de contenidos

La fatiga disminuye la percepción de quien conduce y su capacidad de reacción, es un gran riesgo al volante que causa un elevado número de siniestros viales al año. En este artículo detallamos cómo evitar la fatiga al volante para evitar situaciones de peligro. 

Según informa la DGT, la fatiga en la conducción es la causa de un 30% de los accidentes de tráfico. Se estima que su principal causa es conducir de forma continuada durante mucho tiempo sin realizar los descansos recomendados. Los expertos de seguridad vial recomiendan parar cada dos horas, de esta forma se consigue descansar y despejar la vista. 

¿Qué es la fatiga?

Cuando se realiza una acción durante mucho tiempo, el rendimiento comienza a disminuir luego de cierto periodo, generando fatiga. En la conducción esto sucede con frecuencia, y las capacidades van disminuyendo gradualmente alterando el estado psicofísico del conductor. 

Las causas que pueden ocasionar la fatiga pueden estar relacionadas con diversas cuestiones. La principal, es no parar a descansar luego de un periodo de tiempo. Pero también influyen otros factores como la velocidad elevada de forma continuada, circular durante mucho tiempo en un atasco, conducir sin estar bien descansado, conducir con hambre o luego de haber comido de forma abundante. 

Conducir en condiciones climatológicas adversas como lluvia, niebla, viento o nieve, también puede incidir en la aparición de la fatiga al volante. Al igual que circular con el habitáculo del coche sin ventilar. A continuación te dejamos algunos consejos para identificar la fatiga. 

Cómo identificar la fatiga al volante

Es importante conocer los síntomas de la fatiga durante la conducción para lograr identificarlos y prevenir los riesgos que puede implicar. Hay que tener en cuenta que conducir con fatiga puede generar una menor concentración, un incremento en el tiempo de reacción, una respuesta lenta y una mayor probabilidad de cometer errores. A continuación señalamos los síntomas de fatiga que advierten que es momento de parar la conducción y descansar. 

Gestos lentos

Cuando los movimientos en la conducción comienzan a ser más lentos y menos precisos puede ser un síntoma de fatiga. A su vez, si se cambia demasiado de postura, hay necesidad de estirarse, aparecen bostezos, también puede indicar que el cuerpo necesita un descanso de la conducción. 

Fatiga ocular

La visión puede ser afectada cuando la fatiga es elevada generando ilusiones ópticas o visión borrosa. El parpadeo en exceso es uno de los síntomas que puede advertir sobre la fatiga ocular. 

Irritación o ansiedad

Cuando aparece la irritación y el desgano al volante, o cuando hay una ansiedad por llegar a destino también puede estar indicando la necesidad de descanso. Bajo este estado es posible generar maniobras más arriesgadas que pueden poner en peligro la seguridad. 

Cómo evitar la fatiga al volante.

Molestias en el cuerpo

Si se detecta pesadez en las piernas y brazos, dolor de cabeza, hormigueos en alguna parte del cuerpo, dolores en el cuello o espalda, calambres, todo ello es síntoma de fatiga y requiere de un descanso antes de continuar con la conducción.

Consejos para evitar la fatiga al volante

Previo a la conducción es necesario descansar bien y asegurarse dormir la cantidad de horas suficientes. Es importante tener en cuenta que en ciertas horas es más común que aparezca el cansancio como es luego de comer, entre las tres y cinco de la tarde y por la noche, en especial entre las cuatro y las seis. 

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la alimentación. Si se va a realizar un viaje largo, es conveniente consumir comidas ligeras que no tengan digestión pesada e hidratarse bien. Lo mejor es evitar bebidas energéticas ya que llevan a un pico de energía que luego deriva en un bajón energético que causa fatiga. 

Una vez que se está conduciendo, si aparece fatiga es posible tomar algunas medidas de prevención. En primera instancia es fundamental tener una posición de conducción óptima, ajustar bien el asiento y el volante para que se carguen los brazos, los hombros y la espalda. 

Es fundamental contar con una buena temperatura dentro del vehículo. El exceso de calor provoca somnolencia, por lo que se recomienda mantener una temperatura más bien fresca, abriendo las ventanillas o con el aire acondicionado. La música también puede ayudar a evitar la fatiga, lo ideal es escuchar música animada y evitar la música suave que genera relajación. 

Se aconseja realizar paradas cada dos horas o cada 200 km, aunque si se detectan alguno de los síntomas que se mencionaron, lo ideal es detenerse en ese momento. En los descansos lo mejor es estirar las piernas, realizar estiramientos, hidratarse y consumir comida ligera.

Obtén un 10% de descuento en tu primera compra