La preocupación de los conductores vuelve a las gasolineras

Tabla de contenidos

Luz de emergencia

Led One ECO Connected

Tabla de contenidos

El precio de los carburantes continúa con una tendencia alcista, cuestión que genera incertidumbre en los conductores y estaciones de servicio. Las tarifas alcanzan máximos que no se tocaban desde abril. 

Según el Boletín Petrolero de la Unión Europea, el precio medio de la gasolina esta semana se sitúa en los 1,650 euros el litro, después de repuntar un 2,16% en la última semana. Por su parte, el diésel también lleva aumentando cuatro semanas, llegando a 1,501 el litro de promedio. 

Las nuevas subidas de gasolina y gasóleo superan los niveles registrados al comienzo de la guerra de Ucrania. En febrero de 2022 el precio del diésel era de 1,479 euros el litro, mientras que la gasolina costaba 1,594. 

Causas de la subida de gasolina

Los expertos señalan que una de las causas principales es el aumento de las cotizaciones internacionales de los productos refinados, que son los que influyen directamente en la tarifa del surtidor. 

Inés Cardenal, portavoz de  la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) señala que es muy difícil hacer previsiones. Por un lado, la Agencia Internacional de la Energía, y los analistas, acuerdan que hay un aumento de la demanda de crudo, y, por otro lado, la OPEP no está cumpliendo con sus acuerdos de recorte de producción. Habrá que ver cómo se equilibran en el futuro, la oferta y la demanda. 

El director  general de la CEES, Nacho Rabadán, sostiene que una de las claves es que “China está acaparando mucho petróleo y productos refinados. Si su demanda comienza a ser importante, habrá escasez de combustible”. Con una menor oferta los precios seguirán subiendo.

Tendencia de los precios

Según el ejecutivo de CEES, hay otro factor que hace que el escenario no sea alentador. “La cotización internacional de la gasolina y el gasóleo ha subido por encima del 20%, y en España los precios han crecido un 4% en el último mes. No están subiendo tanto como los costes de aprovisionamiento, y lo más normal es que se acabe equiparando para que la estaciones de servicio no pierdan rentabilidad” Señala Rabadán. 

Esta situación alcista en el precio de los carburantes, se produce en el mes del año con más desplazamiento de vehículos por carretera, que según las estimaciones de la Dirección general de Tráfico, alcanzan los 49 millones. 

Por el momento, los dos carburantes se mantienen lejos de los máximos que tocaron hace un año, cuando en junio la gasolina alcanzó los 2,152 euros y el gasóleo los 2,1. 

Con los precios actuales, llenar un depósito de 55 litros de diésel cuesta 82,5 euros, frente a los 93,1 euros del año pasado en el mismo periodo, con el descuento de 20 céntimos que estaba incluido hace un año. En el caso de la gasolina, el mismo depósito cuesta 90,7 euros, casi tres euros menos que los 93,6 euros que costaba para el mismo periodo de 2022. 

El precio del diésel se ha normalizado a pesar del veto al gasóleo ruso, que desató temores a finales de junio. La invasión rusa de Ucrania provocó que el gasoil fuese más caro que el de la gasolina desde agosto de 2022 hasta mediados de febrero de 2023. Hace 24 semanas que se mantiene con un precio inferior. 

Obtén un 10% de descuento en tu primera compra