Las consecuencias de la agresividad al volante

Tabla de contenidos

Luz de emergencia

Led One ECO Connected

Tabla de contenidos

Debido al peligro de accidentes de tráfico que provoca la agresividad al volante, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha implementado nuevas penalizaciones. 

Conducir en las grandes ciudades y en horas punta, suele traducirse en situaciones donde los insultos, pitidos y adelantamientos bruscos son moneda corriente. Frente a esta problemática, la DGT ha impulsado diversas campañas advirtiendo sobre el riesgo que conllevan estás actitudes al volante. 

Nuevas penalizaciones

Con la reforma de la Ley de tráfico, se comenzaron a penalizar nuevas acciones que ponen en peligro la seguridad de los usuarios de la vía. La nueva ley sanciona la conducción sin respetar la distancia mínima de seguridad, el acosar al vehículo que viene adelante, cómo así también, dificultar la incorporación de un coche que nos adelanta. Esta última acción es sancionada con una multa de 200 euros. 

A su vez, si un coche se acerca demasiado o si enciende las luces largas constantemente para que se aparte, la multa puede ser de 500 euros y la retirada de 6 puntos del carné de conducir. 

Con la reforma de la Ley de Tráfico también se eliminó el margen de 20 km/h extra de distancia para adelantar en carreteras convencionales, debido al gran porcentaje de accidentes en este tipo de carreteras.

El 10% de los conductores son agresivos al conducir

Según el Instituto Universitario de Investigación de Tránsito y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS), el 10% de los conductores tienen tendencias agresivas al volante. 

Esta actitud al volante genera que se multiplique 10 veces, el riesgo de sufrir un accidente con víctimas. Y multiplica por 30 el riesgo de accidentes con heridos graves. 

Frente a este panorama se aconseja tener más precaución en la conducción y circular con mayor calma y paciencia.  

Recomendaciones para evitar la agresividad al volante

  • Preparar el viaje previniendo posibles atascos 
  • Si no se puede llegar a tiempo a una cita, llamar y avisar para evitar el nerviosismo 
  • Frente a emociones intensas, lo ideal es respirar profundamente mientras se conduce
  • Cuando la agresividad es por una discusión dentro del coche, lo mejor es aplazar el conflicto y abordarlo una vez que ya el coche esté aparcado
  • Si hay malestar dentro del coche por los niños, lo mejor es estacionar en un lugar seguro y abordar el conflicto
  • Si la agresividad es por otro conductor, lo más aconsejable es ignorar la ofensa o disputa. 

Recuerda que se corren muchos riesgos al volante y lo mejor es conducir con la mayor tranquilidad posible, de esta forma se evitan multas y se previenen accidentes indeseados.

Obtén un 10% de descuento en tu primera compra